'nulla vita sine musica'


hacer del caos un arte

17 de junio de 2011

come and go;

Sabes, en realidad yo no quiero ser de esas personas que prefieren no amar, no entregarse o no darse por miedo a que te puedan hacer daño. No quiero ser una cínica ni una objetiva que ve la vida como un juego en el que los demás son simples rivales que puedes utilizar para conseguir tu objetivo. No. Sabes, no soy tan estúpida como para hacer eso, o tomar ese tipo de decisión. Se demasiado bien que las personas te fallan, que no van a estar ahí siempre, que las hojitas esas describiendo a un amigo "puedes pensar en alto con ellos, siempre serán un hermano, te dicen las cosas a la cara..." son un poco chorrada e irreales, ya que precisamente cuando te dicen que los amigos nos son perfectos te niegan todas esas cualidades anteriores. Por lo menos no las pueden tener todas. Sabes, hoy me he parado a pensar, hoy ha sido la primera vez que he pensado que es mejor no querer a alguien porque eso significa que les concedes el poder de hacerte daño. Y yo no quiero ser así, aunque lo piense, aunque me queje de todos tus defectos y piense que justo los tuyos son los que más me molestan, no quiero pensar de esa manera. Se muy bien que estamos hechos al amor y que amar es nuestro fin. Se que aunque a veces se sufra por una persona, vale la pena. Aunque te hagas débil por una persona y dejas que te afecten todas sus cosas es inevitable, a menos que se quiera saber que es verdaderamente lo bueno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario