'nulla vita sine musica'


hacer del caos un arte

22 de mayo de 2012

No soy de las que van llamando la atención, la chica de la que todos se enamoran o por la que llegarías al fin del mundo por recibir una mirada suya. No muevo a las masas, es más, ellas me suelen mover a mí. Me dejo llevar, disfruto los momentos sin pensar luego en las consecuencias. Hablo sin pensar, y cuando dejo de hablar es que ya estoy tramando algo. Río, salto, bailo, la fiesta es mi hábitat natural. Éxtasis, anfetas... ¿quién los necesita? Mi camello es el DJ; me esnifo todos los acordes de su música, me coloco moviéndome a su ritmo. Nunca me he creído ni que las calcamonías dan cáncer ni que ponerse la música alta en el iPod te deja sorda; me da igual lo que me digan, esta noche nada ni nadie va a hacer que deje de bailar.

14 de mayo de 2012

Tan destructivo.

-Conoces el amor?
-Creo que sí
-No estás segura? Es tan crotadictorio, tan destructivo, que quien lo probó lo sabe. Aquí me tienes a mi, que peno por su amor desde hace siglos. Por ella, a la que no puedo llorar por su nombre y a la que no puedo llamar con la voz que ya no poseo. El amor es un cruel veneno que te arroja a la indefensión y se burla de tus desvelos, que te sube a lo más alto para dejarte caer sobre las rocas. Y en mi caso, que me mantiene vivo más allá de la muerte. Es una broma cruel que esta enfermedad de los sentidos que es el amor sea lo único que no haya olvidado. El amor viene cuando quiere y no se va cuando queremos. Con lágrimas repetiría su dulce nombre y aliviaría mi pena, pero hasta ese bien me es negado. Para largo amor no hay corto olvido.