'nulla vita sine musica'


hacer del caos un arte

14 de septiembre de 2012

Echar de menos a alguien. Recuerdos.
Escuchar canciones dedicadas, románticas, olvidadas. Lo que no he olvidado es llorar. Lágrimas, ríos de sentimientos que nacen en el corazón y desembocan en los ojos.
Qué bonito era todo.
Mentiras, verdades a medias.
Ilusiones de adolescente, sueños sin futuro. Esperanzas que se esfumaron veloces como llegó el otoño. Frío. Hojas marrones. Más llanto. Heridas cicatrizando, que nunca llegarán a sanarse.
Viento y mejillas rojas.
Tacones, fiesta y alcohol. Felicidad aparente: sonrisa en los labios y brechas en el corazón. Tranquilidad, olvido, si hasta dejó de doler.
Fracturas abiertas, deportes arriesgados. Mensajes baratos; conversaciones, discusiones que no quería ni empezar ni acabar. Muchas palabras, te quieros que dolían más que las mentiras que había descubierto.
Enfados, dudas; más lágrimas y menos cordura.
Caminar, como una funambulista, entre el amor y el odio. Cúmulo de sentimientos, contrarios e incomprensibles. Largas historias, quizás juntos o tal vez separados.
Hemos formado parte de lo mismo, y eso, lo quieras o no, a los dos nos dejó marcados.

 "Alba Gónzalez."

No hay comentarios:

Publicar un comentario