'nulla vita sine musica'


hacer del caos un arte

4 de noviembre de 2012

"¿Parece de película verdad? Somos nosotras."

"Pero es que cada una era un mundo... Judith, por ejemplo, era.. ¿cómo era? Tenía mil cosas encima pero no se preocupaba, o eso hacía ver, era la que menos estudiaba, puede que estudiase pero no era por lo menos la que mejores notas sacaba. Era atenta, simpática, siempre estaba para todas pero también a veces podía ser egoísta, se agobiaba fácilmente y a veces era un poco mentirosa, bueno, defectos y virtudes. No tenía una familia precisamente feliz y de aspecto... Bueno, como todas, con granitos, alta, delgadita, ¿Pelo? Cada día de una manera. Eso sí, ella siempre rockera aun que no lo parecía.

Julia, sin embargo, era muy habladora, mucho. Se preocupaba mucho por sus amigas, era cotilla, pero lo justo, muy agradable, muy preocupada por su aspecto, morena, ni alta ni baja. Una chica guapa. Parecía que siempre estaba ahí para todas, con sus cositas, y que ella siempre estaba feliz, sin problemas, y sin nada malo, buenas notas, aun que eso era lo que aparentaba, últimamente no estaba demasiado allá.

Lucía, esa chica no se puede quejar de nada, es guapa, tiene amigas, agradable, se lleva bien con sus padres, saca buenas notas y prácticamente tenía lo que quería. Era un poco difícil de conocer, al menos por lo que a mi respecta, atenta, a veces un poco mentirosa y te decía lo que querías oír, porque su único miedo era perder a Lidia, su mejor amiga, ya hablaremos de ella. Lucía era morena también, baja, delgadita, pelo ondulado, no sé, tampoco destacaba pero quizás sus ojos miel fuesen lo que tanto llamaban la atención.

Ana, que chica tan genial. Esa sí que era guapa, esa sí que sacaba buenas notas, era buena amiga, nunca hablaba de sus problemillas para no aburrir a nadie, y encima tenía un cuerpo espectacular. Alta, castaña, delgada pero no esmirriada... Pero no la bastaba, era demasiado perfeccionista, y encima con sus padres, bueno, dígamos que la tenían reclutada en casa, menos mal que era de un club y pasaba algo de tiempo allí los fines de semana, porque si no...Era atenta, simpática, abierta, no sé, lo tenía todo como amiga, quizás la fallaba un poco que era algo celosa, influenciable y tozuda.

Alba. Cuanta mujer, sí, digo mujer, porque ya no era una niña. Creo que maduró antes que ninguna y eso la he venido bien. Una chica bastante guapa también, sin definición. Borde, muy borde, sobretodo con quien quiere. Morena, baja, si Lucía destacaba por sus ojos miel Alba por su sonrisa despeinada de ir en contra de los vientos. Sus defectos son virtudes. Su gran problema, puede que su inseguridad y complejos. Su vida estaba patas arriba pero a veces podía estar en una perfecta línea, la mas coherente y a la vez la que menos. Siempre estaba, para todas, a veces tan feliz, y a veces tan triste. Alba es rock en sí, su vida se definía en rock, es decir, desorden y locura.

Marina ¡Dios! Otro mundo aparte. La más tímida sin duda, la más reprimida por así decirlo, pero desde luego es un cielo. Parece incapaz de matar una mosca, y no solo lo parece, lo es. Parece que su vida siempre sigue igual, pero en realidad calla muchas cosas, no se puede quejar mucho, pero como todas, tenía sus cosas, aun que casi ninguna de nosotras a veces nos diesemos cuenta. Era, especial, de verdad que sí, yo la veo preciosa, pero no todo el mundo piensa eso, parecía pelirroja, pero sin embargo era morena. Era muy delgada, mucho."

No hay comentarios:

Publicar un comentario