'nulla vita sine musica'


hacer del caos un arte

23 de diciembre de 2014

núcleo del problema

Ya no me sale ni la mierda que quiero contar;
sólo sé que tengo ojos tristes y no de borracha.
Estoy sin cerveza y sin ginebra.
Y también sé de la mierda de dentro, de lo que mata, de lo que degenera.
De lo que no sale, joder.
Mil veces he vomitado nuestra mierda, y ahora está tan dentro que forma parte de mi cuerpo.
¡TE JURO QUE QUIERO SACARTE DE MÍ!
Quiero que esta habitación deje de ser mi cárcel sin barrotes,
mi condena,
mi lugar menos favorito.
¿Nunca puedo ser feliz de puertas para adentro?
(no hablo solo de la habitación)
"lo que no te mata, te hace más fuerte"
los cojones
lo que no te mata, te deja en shock, en coma, en estado vegetal, paralítico y sin corazón.
¿Y qué coño hago yo con esta mierda que está dentro?
"¡Mamá, quítamelo, quítamelo, que tengo un "nosequé" que me duele por dentro!"

Y mamá no respondía.
Mamá no quería entrar en el precipicio
(mamá no quería ver la """""habitación""""")
¿Vosotros sabíais que entra tanto caos en cuatro paredes?
No, no entra, porque;
¡Os estoy engañando!
Está todo en la mente. El caos está en la puta cárcel sin barrotes, el caos está en el parque, el caos está en una calle llena de gente que te-mira-pero-no-te-ve.

"¡Pero mamá! ¿No me vas a quitar este "nosequé" que me está haciendo tanto daño por dentro?"
"Hija, lo que te duele es la vida, o la tomas o la dejas."
Y la dejé. No era ni cerveza, ni ginebra.
Yo no me rebajo a malos venenos.
Que me tome la vida, dice.

Valgo más que ese estúpido vodka barato, mamá.
Si no quieres quitarme este "nosequé", ya lo mato yo poco a poco.

(Y esta es la historia de mi autodestrucción.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario