'nulla vita sine musica'


hacer del caos un arte

9 de julio de 2015

Depresión post-tú

Tengo suerte
porque sólo yo te conozco
de la manera en la que
se conoce a tu amante más fiel.

Y es que yo veo cuando
tus mejillas se agujerean
dejando paso a un fatal arma
de seducción:
tu sonrisa.

Entonces yo no puedo parar de reír
y tú olvidas todo lo malo:
El alrededor, las discusiones, los problemas.
Y como si, no sé, de repente sólo existiesen tus manos
mi mayor batalla por librar consiste en
huir de tus cosquillas.

Pero cuando esto acaba
nos esperan otras mil cosas buenas:
los besos, los abrazos, las caricias, los buenos días.
Incluso alguna gota de sudor que
¡aleluya! no es causada por los grados centígrados (de la calle).

Y todo esto, como decía Salem,
te juro que no se puede escribir en un poema,
pero supongo, es la manera más cercana
de volver a sentir todo esto cuando no estás.

Pero seguiremos —seguiré— librando batallas contra las cosquillas,
poniendo caras estúpidas,
diciendo palabras estúpidas,
y olvidando nuestra edad y tiempo cuando estamos juntos,
porque así somos.
Juntos, somos, todo lo bueno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario