'nulla vita sine musica'


hacer del caos un arte

16 de agosto de 2015

No es invierno, pero verano tampoco.

Ya no hay tardes de cervezas y rock and roll al Sol
Tampoco días de 5º grados fuera y mil dentro — de nosotros —.
Ni noches de verano borrachos y locos, tumbados en los bancos.
Mucho menos noches de invierno con mantas y películas anime.
Por haber, ya no hay nada.
Tardes monótonas, sin música,
sin calor, sin frío
sin nosotros, los de antes.
No queda más que desgana,
cansancio
y falta de cojones.
Los sueños de los enamorados se han ido con
el amor y las ganas.
No recibo cartas, ni mucho menos flores.
Sólo caras largas y eso,
falta de cojones.
Estamos en plena carrera:
¡A ver quién muere antes de desamor!

No hay comentarios:

Publicar un comentario