'nulla vita sine musica'


hacer del caos un arte

10 de diciembre de 2015

!

Entonces lo veía, todos subíamos unas escaleras interminables que parecían llevarnos a nuestro fin. Los pasos sincronizados, sin mediar palabra, sin ver Sol, sin sentir nada. Sólo subiendo.
Tenía la sensación de haber estado allí antes, de haber visto mi final en esas mismas escaleras que curiosamente, eran infinitas...
Los demonios recorrían nuestras mentes y los fantasmas rondaban nuestras ánimas. Ambiente lúgubre.
¿A dónde íbamos? ¿Por qué nadie hablaba? 
Entonces las infinitas escaleras terminaron.
Pasillo largo, casi interminable.
Avanzamos.
Y casualmente despierto.
No era nada más y nada menos que mi pesadilla diaria.

(felicidades a los que no sois capaces de entenderlo...)

No hay comentarios:

Publicar un comentario